Envenenamiento forrajero en caballos

Envenenamiento forrajero en caballos

Botulismo
  

El botulismo es una enfermedad paralítica grave causada por toxinas liberadas por la bacteria Clostridium botulinum. Normalmente se asocia con la ingestión de material vegetativo dañado durante el pastoreo, y algunas veces se lo conoce como intoxicación por forraje. Se necesitan entre cuatro y cinco días después de comer el forraje malcriado para que aparezcan los síntomas, pero una vez que comienzan, los síntomas neurológicos como las dificultades para comer y tragar son reconocibles. Esta enfermedad puede ocurrir tanto en caballos adultos como en potros. En los potros, la enfermedad generalmente se observa en animales de menos de cuatro semanas y se llama "síndrome del potro de la coctelera".

El botulismo es muy serio y si no se trata, la enfermedad generalmente es fatal. Desafortunadamente, incluso cuando se inicia el tratamiento, la enfermedad aún puede causar la muerte.

 

Síntomas y tipos
 

La toxina producida por esta bacteria Clostridial causa parálisis motora, lo que significa que cualquier nervio que funcione en el movimiento del caballo puede paralizarse. Los signos de botulismo en caballos adultos incluyen:

 

-Dificultad para comer
-Dificultad para tragar
-Respiración dificultosa
-Comida y saliva en la nariz
-Problemas para caminar
-Cabeza baja al suelo
-Posición de yacer
-Debilidad progresiva generalizada
-Muerte
 

Los signos del síndrome del potro shaker incluyen:

 

-Potro encontrado muerto
-Marcha Stilted
-Temblores musculares
-Incapacidad para permanecer de pie durante largos períodos de tiempo
-Incapacidad para comer
 

Hay siete formas distintas de botulismo: tipos designados de A a G. Los asociados con caballos incluyen:

 

Tipo A: Esta forma se ha visto en varios brotes de caballos en el noroeste de los Estados Unidos (Washington, Idaho, Montana, Oregón)
Tipo B: Predominantemente denominado botulismo de forraje debido a su asociación con forraje contaminado
Tipo C: Conocido como botulismo de carroña debido a la asociación con la ingestión de alimento que contiene una carcasa en descomposición (por ejemplo, roedores, gatos, perros, aves) o por comer huesos de animales muertos
 

 

Causas

 

Imagen relacionada

 

El botulismo ocurre cuando un caballo come forraje malcriado que contiene esporas de Clostridium botulinum. Estas esporas se encuentran naturalmente en el medio ambiente. Cuando estas esporas bacterianas son ingeridas, comienzan a reproducirse y liberan su toxina mortal. A medida que la toxina viaja a través del cuerpo, evita el paso de impulsos desde el nervio al nervio, causando parálisis progresiva.

 

Diagnóstico
 

Solo su veterinario puede diagnosticar el botulismo, y es importante que el caballo sea visto lo antes posible después de que aparezcan los signos clínicos de cualquier posibilidad de supervivencia. El botulismo puede ser difícil de diagnosticar en base a pruebas de laboratorio con heces o evaluaciones del contenido estomacal del forraje contaminado. Por lo general, el diagnóstico se realiza cuando se descartan otras causas de parálisis. Los signos clínicos pueden ayudar en este diagnóstico y la ubicación también puede ayudar, si hay antecedentes de otros casos de botulismo en el área.

 

Tratamiento
 

La antitoxina botulínica está disponible en ciertas clínicas equinas, aunque se ha utilizado con diversos grados de éxito. Por lo general, el tratamiento se centra principalmente en la atención de apoyo. Se requiere terapia de fluidos IV ya que el caballo no puede comer ni beber. Si el caballo no puede pararse, se debe emplear terapia física y otros métodos para mantener la circulación y prevenir las escaras. Los antibióticos generalmente se administran también, ya que el caballo tiene un mayor riesgo de neumonía por aspiración debido a la incapacidad de tragar adecuadamente. Los mismos planes de tratamiento también se usan en potros. El tratamiento puede ser extremadamente prolongado y difícil tanto para el caballo como para los cuidadores. El pronóstico es extremadamente reservado.

 

Vivir y administrar
 

Muy pocos casos sobreviven al botulismo, y esto se debe a que sus músculos respiratorios se paralizan o debido a problemas de salud secundarios atribuidos a la parálisis generalizada.

 

Prevención
 

Existe una vacuna contra el botulismo que los propietarios de caballos pueden buscar si viven en un área endémica. Las yeguas embarazadas en áreas de alto riesgo deben vacunarse para proteger a sus potros.