Tendones contraídos en caballos

Tendones contraídos en caballos

Deformidad flexural en caballos
 

Los tendones contraídos se refieren a una condición que se ve en potros muy jóvenes. Esta es una condición que está presente en el momento del nacimiento y es un rasgo genético autosómico recesivo. Es uno de los problemas musculoesqueléticos más comunes que se observan en los potros y puede variar en gravedad desde muy leve a lo suficientemente grave como para evitar que el potro se pare y amamanta. El tratamiento y el pronóstico dependen del nivel de severidad de esta condición.

 

Síntomas y tipos
 

Esta es una condición congénita, que aparece en el momento del nacimiento. Los afectados no podrán soportar todo el peso sobre la extremidad afectada. Las articulaciones más comunes afectadas son los fetlocks y las articulaciones del carpo, generalmente en las patas delanteras. Una o más articulaciones pueden verse afectadas y más de una pierna puede verse afectada. La articulación aparecerá fuertemente flexionada y el potro no podrá enderezarla.

 

 Resultado de imagen para Tendones contraídos en caballos

Causas
 

Esta condición se debe a un rasgo autosómico recesivo, lo que significa que es genético, pero no está relacionado con el sexo. La posición del feto en el útero también puede contribuir a esta condición.

 

 

Diagnóstico
 

Aunque esta condición es visiblemente obvia, aún es importante que el potro afectado sea visto por un veterinario equino experimentado. Las imágenes de rayos X mostrarán una imagen detallada de la naturaleza exacta de la deformidad, lo que le permitirá a su veterinario determinar si hay otros problemas musculoesqueléticos.

 

Tratamiento
 

El tratamiento variará dependiendo de qué tan mal contraídos estén las piernas. En casos leves, la acción del caminar del potro ayudará a aflojar los tendones que están estrechando las articulaciones, y el potro sanará por sí mismo. Los potros moderadamente afectados pueden beneficiarse de la aplicación de una férula, que ayudará a mantener la pierna en posición recta. Se debe tener cuidado para asegurarse de que la férula no esté demasiado apretada, se revise periódicamente a medida que crece el potro y que no está causando llagas en la piel. El tratamiento con antibióticos oxitetraciclina también puede ayudar, ya que este medicamento actúa sobre las fibras de los tejidos blandos para ayudar a aflojarlos. Los casos severos de tendones contraídos pueden requerir cirugía, aunque dichos casos tienen un mal pronóstico.