Enfermedad del hígado graso en los gatos

Enfermedad del hígado graso en los gatos

Lipidosis Hepática en Gatos

La lipidosis hepática, conocida comúnmente como hígado graso, es una de las enfermedades hepáticas graves más comunes en gatos. Las funciones principales del hígado incluyen la síntesis de proteínas, la producción de productos químicos necesarios para la digestión y la desintoxicación del cuerpo. El hígado también juega un papel importante en el metabolismo, la emulsificación de las grasas, la producción de factores de coagulación (necesarios para la coagulación de la sangre) y en la descomposición de los glóbulos rojos. El hígado tiene tanta importancia para el cuerpo, al llevar a cabo tantas funciones complejas, que no hay forma de compensar la pérdida de hígado cuando falla.

Normalmente, cuando un cuerpo está desnutrido o tiene hambre, el cuerpo automáticamente mueve la grasa de sus reservas al hígado para convertirla en lipoproteínas para obtener energía. Los cuerpos de Cat no están diseñados para convertir grandes reservas de grasa, por lo que cuando un gato está en modo de inanición, la grasa que se libera en el hígado no se procesa de manera eficiente, lo que da como resultado un hígado graso y de bajo funcionamiento. A medida que la grasa se acumula en el hígado, se hincha y se vuelve amarilla. Debido a que no puede procesar los glóbulos rojos de manera eficiente, el pigmento amarillo que forma parte de los glóbulos rojos se libera en el torrente sanguíneo, lo que causa un color amarillento en los ojos. Si no se trata con prontitud, la lipidosis hepática puede provocar diversas complicaciones y, finalmente, la muerte.

Los gatos tienen altos requerimientos nutricionales para las proteínas, ya que son estrictamente carnívoros, por lo que la falta de proteínas o la incapacidad de procesar proteínas se convertirán rápidamente en desnutrición. La falta de apetito y el estrés profundos también están relacionados con las alteraciones hormonales, que también pueden afectar el metabolismo de las grasas y causar la movilización de grasa de otras partes del cuerpo al hígado, con los mismos resultados que se describen aquí. Esta condición también ocurre con frecuencia junto con enfermedades, períodos de estrés, cambios en la dieta, diabetes, enfermedad renal, cáncer, intentos agresivos de pérdida de peso por parte de los dueños y pérdida (fuera de casa y comidas).

Encontrado en todo el mundo, esto afecta principalmente a los gatos de mediana edad.

 

SÍNTOMAS Y TIPOS:

 

Resultado de imagen para Enfermedad del hígado graso en los gatos

 

.Anorexia prolongada, a menudo de varias semanas de duración
.Pérdida de peso rápida
.Vomitando
.Diarrea
.Estreñimiento
.Pérdida muscular
.Depresión
.Flexión hacia abajo de la cabeza y el cuello
.Ictericia (por ejemplo, coloración amarillenta de los ojos)
.Babeo de saliva
.Cat puede colapsar en etapas posteriores
.Otros síntomas estarán relacionados con la enfermedad concurrente subyacente
 

 

CAUSAS:

.En la mayoría de los casos, la causa exacta puede permanecer desconocida
.Enfermedad del higado
.Cáncer
.Diabetes
.Inflamación del páncreas (pancreatitis)
.Enfermedad del riñon
.Otras enfermedades
.Los factores de riesgo importantes son la obesidad, el estrés, un cambio en las condiciones de vida, la pérdida, la pérdida de .apetito y las enfermedades generalizadas.


 

DIAGNÓSTICO:
 

Deberá proporcionar un historial completo de la salud de su gato, el inicio de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber precedido a esta condición. La historia que proporcione puede brindarle a su veterinario pistas sobre qué órganos causan síntomas secundarios y qué afección subyacente puede haber causado el hígado enfermo.

Las pruebas de laboratorio de rutina incluirán un conteo sanguíneo completo, perfil bioquímico y análisis de orina. Los análisis de sangre pueden revelar glóbulos rojos de tamaño anormal (poiquilocitosis) y destrucción de glóbulos rojos (hemólisis). También puede haber un aumento en la enzima, fosfatasa alcalina (ALP), que puede ser indicativa de insuficiencia hepática. El perfil bioquímico puede revelar niveles anormalmente altos de enzimas hepáticas y niveles de bilirrubina, y el análisis de orina también puede revelar una alta concentración de bilirrubina en la orina. Debido a que el hígado juega un papel importante en la coagulación de la sangre y las anomalías relacionadas con la coagulación de la sangre también pueden ser evidentes en los gatos afectados.

 

Las herramientas de imágenes incluyen estudios de radiografía y ecografía para examinar el abdomen, que pueden revelar un aumento en el tamaño del hígado, así como para realizar una evaluación detallada de las anomalías y las arquitecturas del hígado. Para confirmar un diagnóstico, su veterinario deberá tomar una muestra del tejido hepático, ya sea mediante biopsia o aspirado con aguja, para ver las células del hígado y anomalías relacionadas, incluida la acumulación de gotas de grasa en estas células, una afirmación de lipidosis.

Resultado de imagen para Enfermedad del hígado graso en los gatos

En caso de enfermedad grave o avanzada, es posible que su gato deba ser hospitalizado para cuidados intensivos y tratamiento. La terapia de fluidos se lleva a cabo para superar desequilibrios de líquidos y electrolitos. Su veterinario puede darle un gato suplementos vitamínicos que incluyen vitaminas del complejo B, cobalamina y tiamina. Su gato se liberó de la clínica cuando su condición se haya estabilizado.

El principal del tratamiento para esta condición es dietético. Las necesidades de las proteínas de su gato se cumplieron inmediatamente para revertir el estado de inanición. Si tu gato no está dispuesto a comer una porción de comida por sí mismo, tienes que comer un gato al agua, ya puedes comer la comida en un lugar en su boca donde puedes hacerlo a través de un tragar, a través de una jeringa o tubo que se coloca más abajo en el esófago. Esto puede necesitarse durante varias semanas, hasta que su gato pueda comer completamente por sí mismo. Deberá tener mucho cuidado al colocar alimentos en la boca o el estómago de su gato, ya que puede evitar una posible situación en la que su gato puede inhalar la comida, lo que a veces puede provocar neumonía por aspiración.

La comida que comerá a su gato tendrá que tener una consistencia específica que sea fácil de tragar y fácil de digerir. Se recomienda una dieta altamente nutritiva y equilibrada en los gatos afectados, y su veterinario le recetará la fórmula adecuada para su gato en la función de sus necesidades nutricionales, edad y raza. Los suplementos dietéticos que incluyen L-carnitina, taurina y vitamina También se agregaron al plan de dieta.