Huesos rotos en caballos

Huesos rotos en caballos

Fracturas en caballos
 

Tratar fracturas en caballos solía ser bastante difícil, y por esa razón la mayoría de los caballos afectados fueron sacrificados. Afortunadamente, a medida que avanzó el tiempo también lo hizo la tecnología, lo que facilita el tratamiento de este tipo de casos.

 

Síntomas y tipos
 

Los síntomas de una fractura dependen del área de la fractura; entre ellos:

-Dolor intenso en o alrededor de la fractura
-Hinchazón en el área afectada
-Extraña postura
-Levantando la pierna afectada del suelo
-Extraño ángulo de la pierna afectada
-No colocar peso en la pierna afectada o una distribución de peso desigual
 

Causas
 

Hay una variedad de situaciones en las que un caballo puede fracturar un hueso, pero ocurre con mayor frecuencia cuando se aplica una fuerza excesiva al hueso o en un ángulo inusual. Esto puede suceder como resultado de una patada incómoda, una mala caída, un paso en falso o una tensión indebida en eventos competitivos. Las fracturas óseas se ven con mayor frecuencia en los caballos de carreras debido al alto nivel de intensidad en las carreras.

 

Diagnóstico
 

Algunas fracturas óseas son más fáciles de diagnosticar que otras. Si bien muchas fracturas muestran signos visibles externos, otras son menos obvias. Si no hay signos externos de una fractura ósea, un veterinario puede tomar radiografías o utilizar una gammagrafía (un dispositivo que usa marcadores radioactivos para generar una imagen del área afectada).

 

Tratamiento
 

Una vez que se notan los síntomas de una fractura ósea, es importante mantener su caballo lo más quieto posible para evitar más lesiones. Si la fractura es tratable, es probable que el caballo sea trasladado cuidadosamente a una clínica donde se pueda realizar una operación para reparar la fractura. En el caso de una fractura de la extremidad inferior, la extremidad debe inmovilizarse para evitar lesiones adicionales hasta que se pueda administrar soporte médico. Esto se puede lograr mediante la aplicación de una férula, un vendaje utilizado para apoyar temporalmente la fractura, o un yeso removible, aunque el primero es más probable y más útil.

 

Vivir y administrar
 

Después de tratar la fractura, el caballo debe mantenerse quieto y aislado durante el tiempo que el veterinario le haya indicado, permitiendo que el tiempo de la extremidad fracturada se recupere. A veces, este período de inmovilidad puede durar meses. Una dieta sana y equilibrada también es fundamental para una recuperación rápida, ya que permite que el cuerpo se recupere después de un procedimiento estresante. Los dueños de los caballos también deben conocer la salud de las otras extremidades durante este proceso de recuperación. Se han presentado casos de laminitis (fundador) en el pie opuesto que soporta el peso debido al estrés adicional de llevar un peso extra. Asegúrese de acostar fuertemente el establo con mucha paja o virutas. Además, controle el yeso o el vendaje para detectar signos de hinchazón o el desarrollo de llagas de yeso.

 

Prevención
 

Realmente no hay forma de prevenir fracturas óseas en caballos, ya que generalmente son causadas por estrés excesivo en un área determinada, o una lesión accidental. Sin embargo, prestar mucha atención a su caballo (y cualquier síntoma mencionado anteriormente) puede ayudar a identificar la fractura y tratarla antes de que se vuelva demasiado severa.