Disminución del movimiento de los músculos gástricos en los conejos

Disminución del movimiento de los músculos gástricos en los conejos

Hipomotilidad gastrointestinal y estatesis gastrointestinal en conejos
 

La hipomotilidad gastrointestinal (donde "hipo" significa deficiencia) es un síndrome en el que los músculos del sistema digestivo muestran una contracción deficiente, lo que provoca un movimiento anormalmente lento de los alimentos ingeridos a través del tracto digestivo. La estasis gastrointestinal, por otro lado, es una condición en la que no hay movimiento de alimentos a través del tracto digestivo.

 

La hipomotilidad gastrointestinal se observa con mayor frecuencia en conejos de mediana edad a mayores en dietas inapropiadas, pero puede ocurrir en conejos de cualquier edad.

 

Síntomas y tipos
 

Los conejos son extremadamente sensibles a los cambios en la dieta. Los problemas de movilidad, por ejemplo, pueden ocurrir cuando un conejo no está siendo alimentado con cantidades adecuadas de fibra gruesa de tallo largo, como cuando la dieta de un conejo se compone principalmente de alimentos granulados comerciales, sin heno ni pastos. A medida que disminuye la movilidad, la acumulación de alimentos, pieles y otros materiales en el estómago conduce a la deshidratación, el estreñimiento y una mayor hipomotilidad.

 

Otros síntomas asociados con la hipomotilidad gastrointestinal y la estasis incluyen:

 

-Pérdida de apetito
-Pérdida de peso
-Dolor abdominal
-Shabby abrigo
-Letargo y depresión (cuando hay obstrucción aguda)
-Diarrea crónica e intermitente con heces blandas y pegajosas
-Los pellets fecales a menudo son escasos y de pequeño tamaño, luego cuando hay estasis gastrointestinal completa, no hay producción de heces
-Signos de dolor, como rechinamiento de dientes, postura encorvada y falta de voluntad para moverse
 

Causas
 

La pérdida de apetito debido a enfermedades infecciosas o metabólicas, dolor o inanición también puede causar baja motilidad de los intestinos. En ocasiones, el entorno intestinal (con respecto a las bacterias y otros fluidos) también cambia, lo que provoca un desequilibrio en la acidez del entorno intestinal y contribuye a este síndrome. Otras causas subyacentes comunes a la motilidad gastrointestinal y estasis incluyen:

 

-Pérdida de apetito
-Reacción adversa al medicamento
-La falta de ejercicio debido al confinamiento de la jaula, la obesidad, la enfermedad o lesiones
-Estrés debido a la lucha o la adición de nuevos animales en el hogar
 

Diagnóstico
 

Hay varias causas posibles para esta afección, por lo que su veterinario probablemente usará el diagnóstico diferencial, un proceso que se guía por una inspección más profunda de los síntomas aparentes, descartando cada una de las causas más comunes hasta que se resuelva el trastorno correcto y pueda ser tratado apropiadamente Su veterinario primero realizará un examen físico exhaustivo en su conejo, teniendo en cuenta el historial de antecedentes de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber llevado a esta condición. Él o ella luego realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil de sangre química, un conteo sanguíneo completo, un análisis de orina y un panel de electrolitos; a menudo los resultados de estas pruebas son normales.

 

Sin embargo, para hacer un diagnóstico preciso, su veterinario necesitará ver el área abdominal internamente. Si hay una masa que obstruye el tracto intestinal, el médico podrá ubicar su ubicación exacta usando diagnósticos visuales como imágenes por rayos X y endoscopia. El último método utiliza una pequeña cámara que está conectada a un tubo flexible, que se puede insertar por la boca en el espacio real que se va a examinar. De esta forma, su veterinario puede obtener una imagen más precisa del tracto intestinal y podrá identificar la causa subyacente de la hipomotilidad gastrointestinal o la anorexia.

 

Tratamiento
 

Si no se trata adecuadamente, la hipomotilidad y la estasis del tracto gastrointestinal son capaces de convertirse en situaciones que amenazan la vida de inmediato, especialmente si su conejo no ha comido en uno o tres días. En primer lugar, se administrará terapia con líquidos por vía intravenosa para reponer electrólitos y nutrientes. Por lo general, se prescriben modificadores de la motilidad intestinal y estomacal. Pero si las técnicas no invasivas o de baja invasión no se pueden usar de manera confiable para mover el contenido de los intestinos fuera del cuerpo, se deberá realizar una cirugía para extirparlos.

 

Mientras tanto, si la hipomotilidad o estasis se debe a la presencia de un objeto extraño, puede producirse una lesión en el tracto intestinal debido a la presencia o movimiento del objeto, puede ser necesaria una cirugía para extraer el cuerpo extraño y aliviar la presión. También se pueden recetar antibióticos como medida preventiva contra la infección oportunista, y se pueden prescribir analgésicos y sedantes si su conejo tiene dolor.

 

Vivir y administrar
 

La prevención de la obesidad es vital, ya que es un factor de riesgo conocido en los trastornos intestinales. Sin embargo, es importante que su conejo siga comiendo durante y después del tratamiento. Estimule la ingesta oral de líquidos ofreciendo agua dulce, mojando vegetales de hojas o saboreando agua con jugo de vegetales, y ofrezca una gran selección de verduras frescas y humedecidas como cilantro, lechuga romana, perejil, zanahoria, diente de león, espinaca, col rizada, y heno de hierba de buena calidad. Además, ofrézcale a su conejo su dieta granulada habitual, pero no le dé a su conejo suplementos nutricionales altos en grasas y carbohidratos a menos que su veterinario lo haya recomendado específicamente.

 

Si su conejo rechaza estos alimentos, necesitará alimentar con una jeringa una mezcla de atole hasta que pueda volver a comer por sí mismo. Y a menos que el conejo aún esté debilitado por la cirugía, anímelo a hacer ejercicio (es decir, saltos) durante al menos 10 a 15 minutos cada 6 a 8 horas.