Sangrado debajo de la piel de los gatos

Sangrado debajo de la piel de los gatos

Petechia, equimosis y hematomas en los gatos
 

Los hematomas, petequias y equimosis se identifican por decoloración de la piel o las membranas mucosas, por lo general debido a lesiones que conducen a hemorragia (hemorragia) debajo del área afectada. Más específicamente, el hematoma es una lesión en la piel que causa la ruptura de los vasos sanguíneos y la decoloración del tejido debido a la presencia de glóbulos rojos; petechia es una pequeña mancha roja o púrpura en el cuerpo causada por una hemorragia menor; y la equimosis es un parche violáceo debajo de los tejidos húmedos del cuerpo (membranas mucosas) o debajo de la piel. Petequias, hematomas o equimosis pueden aparecer repentinamente o después de una lesión mínima.

 

Síntomas y tipos
 

Además de la decoloración de la piel o hematomas de las membranas mucosas relacionadas con las hemorragias, no hay síntomas específicos asociados con petequias y equimosis.

Causas
 

Aunque a menudo se producen petequias, equimosis y hematomas debido a lesiones, lo siguiente también puede causar o hacer que el gato sea más susceptible a este tipo de hemorragia:

 

Trombocitopenia

Condición mediada por inmunidad (inducida por fármacos, idiopática o relacionada con neoplasia)
Supresión de la médula ósea o enfermedades (por ejemplo, quimioterapia, linfoma, toxicidad de estrógenos)
Envenenamiento por rodenticida
 

Trombocitopatía

Trastornos congénitos o adquiridos que afectan la capacidad de las plaquetas para adherirse a los vasos sanguíneos dañados
 

Enfermedad vascular

Vasculitis secundaria a infección tal como peritonitis infecciosa felina
 

Diagnóstico
 

Tendrá que darle al veterinario un historial completo de la salud de su gato, incluidos el inicio y la naturaleza de los síntomas. Él o ella realizará un examen físico completo, específicamente buscando la presencia de lesiones. Las pruebas de laboratorio de rutina incluyen hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de orina.

 

Los resultados del recuento de sangre pueden revelar trombocitopenia, una enfermedad de la sangre que es una de las causas más importantes de estas afecciones hemorrágicas. Esto se debe a que las plaquetas son células esenciales para la coagulación de la sangre normal, y una disminución significativa en el número de plaquetas puede provocar hemorragias en todo el cuerpo. Para evaluar el sistema de coagulación de la sangre, el veterinario medirá el tiempo que tarda la sangre del gato en coagularse. Un tiempo de coagulación prolongado justificará una mayor investigación. Las muestras de médula ósea también se toman para evaluar las funciones y enfermedades de la médula ósea.

 

El perfil bioquímico, mientras tanto, puede indicar enfermedad hepática o renal, según la enfermedad subyacente. Y el análisis de orina puede identificar enfermedades inmunitarias mediadas por hematuria y proteinuria.

 

Otras pruebas de laboratorio incluyen rayos X y ultrasonidos. Radiografías abdominales para evaluar el tamaño del hígado y del riñón y los ultrasonidos abdominales para identificar complicaciones en otros órganos.

 

Tratamiento
 

No hay tratamiento específico disponible para petequias, equimosis o hematomas; solo depende de la causa subyacente. Sin embargo, en casos severos, es posible que su gato deba ser hospitalizado, donde estará hidratado y posiblemente reciba una transfusión de sangre o plaquetas para superar la crisis.

 

Vivir y administrar
 

Es importante que no automedique al gato, ya que puede agravar aún más el problema. Consulte a un veterinario y notifíquele si ocurre algún síntoma adverso, como hemorragia subcutánea. Además, minimice el nivel de actividad del gato para evitar lesiones o traumatismos, lo que puede provocar más problemas de sangrado.