Infección bacteriana (campilobacteriosis) en gatos

Infección bacteriana (campilobacteriosis) en gatos

Campilobacteriosis en Gatos
 

La campilobacteriosis no se encuentra comúnmente en los gatos, pero cuando ocurre, es más probable que afecte a los gatitos menores de seis meses. La bacteria que causa la enfermedad normalmente se puede encontrar en el intestino (tracto gastrointestinal) de la mayoría de los mamíferos sanos, y seguirá siendo inofensiva para la mayoría.

 

Hasta el 45 por ciento de los gatos callejeros portan la bacteria Campylobacter. La bacteria se desprende a través de las heces, donde otros animales pueden entrar en contacto con ella, contrayendo la bacteria en sus propios cuerpos. Debido a esto, los humanos también pueden contraer la enfermedad si no practican la higiene adecuada después de entrar en contacto con un animal infectado.

 

Síntomas:
 

. Fiebre
. Vomitando
. Tenesmo
. Anorexia
. Linfadenitis
 

{loadmodule mod_custom, Publicidad Contenido1

Causas:
 

Hay varias causas conocidas, pero la forma más común en que un gato entra en contacto con la bacteria Campylobacter proviene de las perreras, lo que puede permitir que los animales entren en contacto directo con las heces contaminadas. La ingestión de alimentos o agua contaminados es otro modo de transmisión. Además, los animales más jóvenes tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad debido a su sistema inmune subdesarrollado y la tendencia natural a explorar sus entornos.

 

Diagnóstico:
 

Un cultivo fecal es el procedimiento de diagnóstico más común. Después de 48 horas, su veterinario examinará el cultivo para buscar leucocitos (glóbulos blancos fecales) en las heces, cuya presencia es una indicación de infección; los leucocitos también se pueden encontrar en el tracto gastrointestinal de su gato, lo que confirma la presencia de Campylobacter en el cuerpo. también se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil de sangre química, un hemograma completo y un análisis de orina.

 
 

Tratamiento:
 

Para los casos leves, generalmente se recomienda el tratamiento ambulatorio. Mientras tanto, si su gato tiene un caso grave de campilobacteriosis, requerirá una estrecha vigilancia para evitar complicaciones adicionales. Su veterinario puede recomendar aislar a su gato para que no sea infeccioso para otros y para que pueda recuperarse por completo. La administración de una terapia de fluidos orales para tratar o prevenir la deshidratación, así como la administración de antibióticos, formarán parte del plan para erradicar la infección. En casos más severos, una transfusión de plasma también puede ser necesaria.

 

Vivir y administrar:
 

Mientras su gato está en tratamiento y recuperándose, es importante que lo mantenga hidratado y esté atento a cualquier signo de empeoramiento. También deberá volver a visitar a su veterinario para recibir tratamientos de seguimiento para asegurarse de que la bacteria se haya eliminado por completo.

 

Prevención:
 

Limpiar las áreas donde viven y comen los gatos, y desinfectar rutinariamente sus cuencos de agua y comida son buenas maneras de prevenir este tipo de infección bacteriana.