Leishmaniasis en gatos

Leishmaniasis en gatos

Leishmaniasis en gatos
 

Provocado por el protozoo parásito Leishmania, la leishmaniasis causa dos tipos de enfermedades en los gatos: una reacción cutánea (piel) y una reacción visceral (órgano abdominal), también conocida como fiebre negra, la forma más grave de leishmaniasis.

 

La infección se adquiere cuando las moscas de la arena transmiten los parásitos flagelados a la piel de un huésped. El período de incubación desde la infección hasta los síntomas es generalmente entre un mes y varios años. Aunque es relativamente raro en los gatos, cuando ocurre, a menudo se localiza en la piel. No hay edad, género o predilección de la raza; sin embargo, los varones son más propensos a tener una reacción visceral.

 

Los principales sistemas de órganos afectados son la piel, los riñones, el bazo, el hígado, los ojos y las articulaciones. También suele haber una reacción en la piel, con lesiones en la piel y pérdida de cabello. Hay una marcada tendencia a la hemorragia.

 

Se ha encontrado con frecuencia que los gatos afectados en los EE. UU. Han adquirido la infección por Leishmania en otro país, especialmente en la cuenca del Mediterráneo, Portugal y España. También se han confirmado casos esporádicos en Suiza, el norte de Francia y los Países Bajos, y áreas endémicas encontradas en América del Sur y Central, y en el sur de México. También se han reportado casos endémicos en Texas en poblaciones de gatos allí.

 

Es importante tener en cuenta que la leishmaniasis es una infección zoonótica, y los organismos que residen en las lesiones pueden comunicarse a los humanos.

 

Síntomas y tipos
 

Visceral - afecta a los órganos de la cavidad abdominal.

Pérdida de peso severa
Pérdida del apetito (anorexia)
Diarrea
Heces alquitranadas (menos comunes)
Vómito
Sangrado de nariz
Intolerancia al ejercicio
 

Cutáneo - afecta la piel

Hiperqueratosis - hallazgo más prominente; Escamas epidérmicas excesivas con engrosamiento, despigmentación (pérdida del color de la piel) y agrietamiento del hocico y las almohadillas para los pies.
Alopecia: pelo seco y quebradizo con pérdida de cabello simétrica
Los nódulos se desarrollan generalmente en la superficie de la piel.
 

Causas
 

La forma más común de contraer la infección es viajar a regiones endémicas (generalmente el Mediterráneo), donde el gato puede estar expuesto a las mariposas de arena (un huésped de Leishmania). Sin embargo, recibir una transfusión de otro animal infectado también puede conducir a la leishmaniasis.

 

 

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico completo en su gato, teniendo en cuenta el historial de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber llevado a esta condición. Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil químico de sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. Su médico buscará evidencia de enfermedades como el lupus, el cáncer y el moquillo, entre otras posibles causas de los síntomas. Se tomarán muestras de tejido de la piel, el bazo, la médula ósea o los ganglios linfáticos para el cultivo de laboratorio, así como para los aspirados de líquidos. Como a menudo hay lesiones relacionadas en la superficie de la piel, también se realizará una biopsia de la piel.

 

La mayoría de los animales con leishmaniasis tienen altos niveles de proteínas y gammaglobulina, así como una alta actividad de las enzimas hepáticas. Aun así, su veterinario deberá eliminar la fiebre por garrapatas como la causa de los síntomas, y puede realizar una prueba específica de lupus para descartarla o confirmarla como una causa.