Demodicosis, o sarna en gatos

Demodicosis, o sarna en gatos

La demodicosis, o sarna demodéctica, es una enfermedad inflamatoria de la piel en gatos causada por varios tipos de ácaros Demodex que no son visibles a simple vista. Los ácaros de Demodex se encuentran comúnmente en la piel de los mamíferos, y en la mayoría de los casos no son síntomas de una condición anormal, pero cuando el sistema inmunológico está comprometido, por estrés o enfermedad, o si el cuerpo produce exceso de aceite o hormonas, la población de Demodex puede Se vuelven excesivos, provocando problemas en la piel y el cabello. Cuando la cantidad de ácaros que habitan en los folículos pilosos de un gato se vuelve excesiva, pueden aparecer lesiones en la piel, trastornos genéticos, problemas con el sistema inmunitario y pérdida de cabello (alopecia).

 

La gravedad de los síntomas depende del tipo de ácaro que habita en su gato. Aunque la sarna en los gatos es rara, las razas siamesas y birmanas parecen tener un riesgo mayor.

 

SINTOMAS Y TIPOS
 

Los síntomas pueden incluir pérdida de cabello alrededor de los párpados, la cabeza, el cuello y el flanco. Además, pueden producirse lesiones en la piel, escamas y parches crujientes.

 

CAUSAS
 

Los trastornos de los ácaros, como la sarna, en los gatos son poco frecuentes, por lo que se sabe poco acerca de ellos. Sin embargo, se han identificado dos de las especies de ácaros que causan la sarna en los gatos. El primero, Demodex gatoi, es potencialmente contagioso y puede transmitirse entre gatos de la misma casa. El segundo, Demodex cati, está asociado con enfermedades del sistema inmunológico y metabólico, como la diabetes. Se ha encontrado en algunos casos que en el sistema inmunológico deteriorado o el desequilibrio hormonal permitirá que el ácaro Demodex se sobrepobla.

 

DIAGNÓSTICO
 

Los raspados de piel se utilizan para encontrar y diagnosticar la sarna demodéctica en gatos. Las muestras de cabello también pueden ayudar a identificar el ácaro específico responsable de la condición.

 

Una prueba de orina puede identificar otras posibles causas de las afecciones de la piel, como aquellas causadas por un trastorno en el sistema metabólico de su gato. Los diagnósticos alternativos pueden incluir sarna o alergias.