Leucemia linfoblástica aguda en gatos

Leucemia linfoblástica aguda en gatos

Leucemia linfoblástica aguda en gatos
 

La leucemia linfoblástica aguda es una enfermedad en la cual los linfoblastos cancerosos (células que se encuentran en la etapa inicial de desarrollo) y prolinfocitos (células en la etapa intermedia de desarrollo) se reproducen y luego circulan a través del torrente sanguíneo, entrando en los órganos del cuerpo. Estas células también se infiltrarán tanto en el interior de la médula ósea como en el exterior (extramedular) de la médula ósea, desplazando a las células madre hematopoyéticas.

 

Las células hematopoyéticas son los precursores normales y saludables de los glóbulos rojos, linfocitos, eritrocitos, plaquetas, eosinófilos, neutrófilos, macrófagos y mastocitos. Los gatos con esta enfermedad adquirirán inmunidad deteriorada y estarán inclinados a contraer infecciones.

 

Síntomas y tipos
 

Enfermedad generalizada, sin síntomas específicos.
Manchas moradas diminutas, que no se elevan, en la piel, por hemorragias debajo de la piel (petequias), o manchas púrpura-rojas oscuras en las encías, por la ruptura de los vasos sanguíneos debajo de la piel (equimótico)
Síntomas constantes, que dependen de qué órganos se hayan infiltrado por células neoplásicas (anormales)
 

Causas
 

Causa conocida en los gatos:
Infección por el virus de la leucemia felina (FeLV)
 

Diagnóstico
 

Deberá darle a su veterinario un historial completo de la salud de su gato y la aparición de los síntomas. Su veterinario realizará un examen físico completo a su gato, teniendo en cuenta los antecedentes médicos y los posibles incidentes que podrían haber precipitado esta condición. Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil químico de sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. Si se sospecha de cáncer, su médico también necesitará tomar biopsias de médula ósea (muestras) para un examen microscópico (citológico) de las células. Si hay células cancerosas malignas, el examen mostrará una infiltración linfoblástica de la médula ósea. También se pueden tomar radiografías abdominales para detectar un agrandamiento del hígado y / o un agrandamiento del bazo.