Incapacidad para reproducirse en gatos

Incapacidad para reproducirse en gatos

Incapacidad para reproducirse en gatos
 

La fertilidad normal en un gato, y la capacidad de reproducir gatitos, requiere un ciclo estral normal, con un tracto reproductivo sano, óvulos normales (huevos), niveles normales y estables de hormonas reproductivas, fertilización por espermatozoides normales, implantación de un embrión en el revestimiento del útero (endometrio), colocación normal de la placenta y niveles estables de concentración de progesterona. Estas condiciones deben mantenerse durante la totalidad del período gestacional de dos meses, o el proceso de reproducción se modificará, con la infertilidad resultante.

 

Los síntomas
 

Algunos de los síntomas comunes que aparecen en los gatos que no pueden reproducirse son ciclos anormales, falla en concebir, falla en copular / aparearse, copulación normal sin embarazo posterior y / o pérdida de embarazo.

 

Causas
 

La infertilidad puede afectar a los gatos de todas las edades, pero tiende a ser más común entre los gatos mayores. Los gatos que han tenido infecciones uterinas previas también pueden tener dificultades posteriores con la implantación. Sin embargo, una de las causas más importantes de la infertilidad aparente es la inseminación durante el tiempo inadecuado en el ciclo estral.

 

Otras condiciones que pueden jugar un papel en la capacidad del gato para reproducirse incluyen:

 

Factores de infertilidad masculina.
Infecciones uterinas subclínicas
Toxoplasmosis / infección protozoaria
Hipercortisolismo
Funciones ováricas anormales
Anomalía cromosómica
Infección sistémica viral o protozoaria
Falta de estímulo copulatorio suficiente para inducir la ovulación.
 

Diagnóstico
 

Su veterinario realizará un examen físico completo en su gato, teniendo en cuenta el historial de los síntomas y los posibles incidentes que podrían haber llevado a esta condición. Existen varias pruebas de diagnóstico que se pueden realizar para determinar si los síntomas están relacionados con el trastorno de infertilidad.

 

Algunas de las bases para el diagnóstico estarán relacionadas con si su gato ha concebido o dado a luz en el pasado. Si se ha reproducido con éxito anteriormente, su veterinario considerará si la pareja masculina elegida para la reproducción es de fertilidad probada, o si el momento de la reproducción se programó de acuerdo con el ciclo de ovulación de su gato.

 

Se analizarán los niveles hormonales de su gato para asegurarse de que tenga los niveles necesarios para la concepción y el siguiente embarazo. La concentración de progesterona debe permanecer estable durante todo el embarazo para que tenga éxito.

 

 

Se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil químico de sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. Estas pruebas mostrarán evidencia de infecciones, ya sean bacterianas, virales o parasitarias. Las infecciones virales que se analizarán incluyen toxoplasmosis, infección por parásitos protozoarios, herpesvirus, virus de la leucemia felina (FeLV), virus de inmunodeficiencia felina (FIV) e hipercorticolismo. Además, su médico revisará a fondo el cuerpo de su gato para detectar cualquier otra enfermedad crónica.

 

Las técnicas de imagen se pueden usar para detectar cualquier anomalía en el útero, como masas (indicadoras de tumores) y anomalías anatómicas que podrían interferir con la concepción. En un gato sano, los ovarios y el útero no serán visibles en las imágenes de rayos X. Si su veterinario puede ver los ovarios o el útero, esto sugeriría que puede haber una condición subyacente de quistes ováricos, cáncer de ovario o quistes uterinos. Si aparece, en el examen, que su gato tiene quistes u otras masas de tejido en el útero o tracto reproductivo, su veterinario deberá tomar una muestra de tejido del útero para realizar una biopsia.